¿Escapada de fin de semana? Qué ver en Málaga en dos días

¿No se te ocurre que puedes hacer en tan solo 2 días en la fabulosa ciudad de Málaga?. Hoy en #ABCultural traemos un artículo calentito de planes, porque vamos a visitar Málaga en una guía #murápida. Veremos a modo de mucho resumen, qué ver en Málaga, lugares imprescindibles de turismo y otras cositas.

Visitar Málaga es visitar una de las ciudades con mayor calidad de vida de toda España, y la sexta más grande del país. Cuenta con poco más de medio millón de habitantes y una temperatura cálida a lo largo del año. Un lujazo, vamos.

Así que vamos a comenzar ya con la ruta por la ciudad y veamos qué ver en Málaga en este fin de semana.

Catedral de la Encarnación

Como casi todas las ciudades que visitéis por turismo, uno de los lugares más importantes que ver es su catedral. En este caso, la de Málaga se llama Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación, ahí es nada.

Se encuentra en la plaza del Obispo, y a menudo es considerada como una de las yojas más importantes de la arquitectura renacentista en España. Está en la frontera de lo que era antiguamente la muralla árabe, donde la primitiva mezquita aljama, lugar donde los Reyes Católicos Isabel y Fernando ordenaron erigir un templo cristiano a los pocos días de conquistar la ciudad en 1487.

La Catedral tardó en terminarse más de 100 años hasta que por fin, en 1782 se pudo dar por inaugurada (pese a no estar terminada del todo). Cuenta con trazas de estilo gótico que pasó a ser renacentista pese a tener elementos barrocos que se añadieron a posteriori a inicios del siglo XVIII.

Plaza de la Constitución

La Plaza de la Constitución es uno de los lugares más famosos de la ciudad de Málaga, siendo la antigua Plaza Mayor, en el centro de histórico.

Fue la plaza principal ya desde la época nazarí, y conocida como la Plaza de las Cuatro Calles, o Plaza Pública, pero en el año 1812 se renombró a Plaza de la Constitución. La historia de España es muy caprichosa, y ha hecho que esta plaza cambie de nombre varias veces según el régimen gubernamental del país, y ha pasado por nombres como de la Libertad, de la República Federal, del 14 de abril, y de José Antonio Primo de Rivera. Ya con la democracia retomó su nombre de Plaza de la Constitución.

En la plaza estuvieron el Ayuntamiento (hasta 1869), la Casa del Corregidor, la cárcel y la Audiencia.

Plaza de la Merced

Dentro del barrio de la Merced encontramos esta Plaza de la Merced, una de las principales del centro de la ciudad. En ella podremos apreciar el obelisco en homenaje al General Torrijos y la casa donde nació Pablo Picasso, que funciona hoy en día como sede de la Fundación Picasso Museo Casa Natal.

Se dice que en el lugar que ocupa esta plaza hubo en época romana un anfiteatro, pero todavía no se ha llegado a la conclusión con certeza y faltan pruebas arqueológicas. Pero bueno, el hecho de imaginártelo ya mola, no?

Lo que sí que sabemos es que la Plaza de la Merced fue un mercado tras la conquista de los cristianos. El General Riego vivió en la plaza durante el siglo XIX, momento en el cual se convirtió en un lugar de esparcimiento para los burgueses. Entonces tenía una fuente en el centro, suplantada por el neoclásico obelisco de Torrijos en 1842, obra de Rafael Mitjana.

En la zona noroeste de la plaza se asentó la iglesia y Convento de Nuestra Señora de la Merced de principios del siglo XVI que ardió durante la quema de conventos de 1931 y tuvo que ser demolida treinta años más tarde.

La Alcazaba de Málaga

Si vas a visitar Málaga un fin de semana no puedes dejar sin ver la Alcazaba, que junto con el Teatro Romano y el Castillo de Gibralfaro, de los que hablaremos a continuación, representan uno de los conjuntos arquitectónicos más espectaculares que jamás hayas visto. Prometido.

Málaga es una ciudad conquistada por muchos pueblos, desde romanos hasta fenicios y cristianos, y aquí podremos ver las evidencias de todas ellas, en apenas unos metros de distancia.

La Alcazaba de Málaga es un recinto fortificado con varios edificios. Lo construyeron los musulmanes en el siglo XI, pese a que antes esa zona fue ocupada por los fenicios.

Durante su momento álgido, la Alcazaba ocupada más del doble de extensión. A sus pies podemos ver el Teatro Romano y en lo alto de la colina situado en un enclave militar estratégico el Castillo de Gibralfaro, de obra musulmana pero más tardía, ya en el XIV. Se construyó como fortaleza defensiva, y se le unen las murallas alrededor para proteger el entramado de ataques inesperados.

Teatro Romano

¡Y encima, a los piés de la Alcazaba! En el año 1951 de descubrió que Málaga tenía su propio Teatro Romano. Durante unas obras que se hicieron en los jardines de la Casa de la Cultura de entonces….empezaron a remover…..empezaron a excavar….y ¡Llegó la sorpresa!

Pero para hablar del Teatro Romano de Málaga tenemos que venirnos mucho más atrás, hasta casi el siglo I d.C.. Poco después los romanos comenzaron a usar el Teatro más como almacén que como un teatro y después con la llegada de los musulmanes los árabes usaron las piedras para la Alcazaba.

¿Os habéis fijado que en la propia Alcazaba a veces se pueden ver capiteles romanos? Pues he ahí la respuesta, es que procedían del teatro! Ya que los árabes expoliaron hasta la “coronilla” todo lo utilizable de los restos románicos y en especial del propio teatro.

Las gradas del teatro cuentan con más de 30m de radio y una altura que sobrepasa los 16m.

Calle Larios

No podemos irnos de la ciudad ni en broma, sin darnos un paseo por una de las calles peatonales por donde más gusto da pasear. Vienes a Málaga y estás completamente obligado a pasear por esta calle Larios. Es una calle comercial y uno de los puntos neurálgicos más importantes que ver en Málaga en pleno centro histórico. Cuando bajas al centro, bajas a las bolas, de calle Larios. ¡Y eso es así!

La Calle Marqués de Larios, que así es su nombre completo, tiene una longitud de 350m y es la quinta calle comercial más cara de toda España.

Si vais a visitar Málaga durante Navidad daos un paseo por la calle Larios, que la suelen decorar muchísimo y tiene un ambiente familiar genial, ideal para ir con niños.

Estamos ampliando este post. ¡Vuelve más adelante! Así podrás conocer y saber de más planes interesantes en nuestra ciudad. Aunque aquí te dejamos algo muy interesante y es ¿Cómo disfrutar de Málaga en bici?

7 cosas que hacer cuando vengas a Málaga

Málaga es una tierra de contrastes. Como tal, podrás disfrutar de planes de lo más variados. En AB apartamento, sabes que somos tu guía y  te proponemos las 7 cosas que hacer más imprescindibles para que puedas disfrutar al máximo tu alojamiento. ¿Empezamos?

1. ¡Vamos a la playa!

A partir de mediados de primavera ir a la playa se convierte en algo habitual para malagueños y turistas. Nuestras Playas son famosas en todo el mundo ya que contamos con más de 320 días de sol al año convierten a esta ciudad en la que tiene el mejor clima de Europa.

¿Te quedas corto con las de Málaga capital? A lo largo de todo nuestro litoral malagueño encontrarás más de 150 kilómetros de playa. Si lo que quieres es disfrutar a tope de la playa durante tu estancia aquí, debes alojarte en nuestros apartamentos Redding, todo preparado para tu llegada. Está prácicamente a pie de costa, por lo que acabarás en la playa nada más caerte de la cama. ¡Vaya lujazo!

2. Más allá de los montes…

Los Montes de Málaga dividen la provincia en 2, costa e interior. A pocos kilómetros de la misma playa encontramos parajes naturales únicos. Senderismo, escapadas rurales, turismo aventura, rutas enoculturales, grutas, cuevas… ¡Incluso pasear al filo de una ladera en un acantilado!… Encontrarás de todo, no te faltará de nada.

Obviamente no puedes obviar una visita a Ronda o Antequera, ciudades super conocidas en todo el mundo por su singular ubicación y su particular seña de identidad.

3. El centro de Málaga, un viaje al pasado.

Málaga es una ciudad muy antigua. Fundada hace milenios, cuna de los fenicios y muchas culturas han dejado su huella en este territorio. Hablábamos de fenicios hasta que llegaron los romanos para dar llegada a los árabes o los pueblos bárbaros migrantes, siempre hay algo que admirar en el centro de Málaga procedente de un pueblo diferente.

Grandes obras arquitectónicas de diferentes culturas como la Alcazaba y Castillo de Gibralfaro, Puerta de Atarazanas, teatro romano, Catedral,  son muestras palpables de ese rastro que han dejado en Málaga las civilizaciones que han pasado por ella.

4. Arte en estado puro. Málaga ciudad de los museos.

Málaga es ciudad de la cultura y los museos. Cuenta con más de 30 museos de diferentes características y tipos. Imprescindible el Museo de Málaga, arte pictórico y arqueológico en la mayor colección de la ciudad. Por supuesto su Museo Picasso, pasando por el Museo Ruso, sin dejar de contemplar el Museo del Automóvil para los entusiastas del motor, o llegando a la excentricidad del Museo Pompidou.

Además podrás disfrutar de una ruta de museos “tradicionales”, donde encontrarás muchas salas más relacionadas con nuestra cultura popular y algo con tanta seña de idendidad como es nuestra Semana Santa.

Aparte de ir de museos, puedes disfrutar de toda una potencia por el arte urbano. Podrás contenplarlo en el barrio de las artes Soho Málaga  que es un buen exponente de ello. Un barrio para artistas, donde si eres más alternativo disfrutarás en gran medida de absolutamente todas sus calles.

5. Hora de un buen homenaje.

Un buen homenaje a toda la “pechá” de andar que te estarás pegando es lo más recomendable. Por todos es bien sabido que en general en Andalucía se come bien ya que dispone de una oferta grastronómica úncia. Pero Málaga tiene algo especial. Desde el clásico chiringuito de la playa para un buen espeto hasta restaurante de alta cocina con alguna que otra estrella michelin, en definitivas cuentas,  el pescado se venera de forma especial. La veneración de los malagueños con el boquerón y el espeto es y será antológica.

También podrás dejarte llevar por un mundo de sabores bebiendo. Tomarte un buen vino dulce es una de las experiencias gastronómicas más recurrentes y deliciosas. Eso sí, ten cuidado que el vino sube más rápido de lo que parece y luego Málaga tiene muchas callejas…

6. Ruta por los pueblos blancos

Los pueblos blancos de Málaga son localidades que tiñen la geografía malagueña. Su encanto te dejará boquiabierto, ya que su arquitectura rompe teñida de blanco rompe con el clásico verde y marrón de la orografía montañosa de la provincia. Haciéndolos destacar sobre su entorno dejándonos estampas singulares.

Frigiliana, Mijas, Casares… hay decenas de pueblos llenas de tradición cultura y sobre todo historias que contar.

7. Alojarte en una de nuestros apartamentos vacacionales

En AB Apartamntos por encima de todo tenemos una prioridad: Guiarte en nuestra ciudad y sobre todo hacer que te sientas como en casa. O mejor que en ella. Por ello, estamos siempre dispuestos a dar lo que necesites durante tu alojamiento en nuestra ciudad.

Nuestros apartamentos están muy bien ubicados y tienen todo lo que necesitas durante para una estancia perfecta. Además, contarás con el respaldo de una empresa seria y preocupada por tu bienestar.